miércoles, 15 de agosto de 2012

LIBROS & MÁS LIBROS.

Correr o morir.

tu vida anterior ya no existe más.
una nueva se ha iniciado.
Recuerda. Corre. Sobrevive.
James Dashner, nos lleva a un... laberinto.
Al despertar en la caja, lo único que recuerda es su nombre: Thomas. No sabe quien es, o lo que ha hecho. Pero no esta solo, sino que se encuentra en el Área, con otro puñado de adolescentes, todos ellos son varones y lo reciben al salir de la caja “Bienvenido al Área, Novato.”
Al igual que Thomas, ninguno de ellos logra recordar más allá de su nombre, porqué están aquí, de lo único de lo que si están seguros es que las puertas de piedra del área, se abren todas las mañanas, conduciéndolos a un laberinto, y que por las noches se cierran, para no dejar entrar lo que está fuera; y que cada 30 días llega alguien nuevo.
Pero algo cambia, no a pasado los 30 días y alguien nuevo llega, una chica, lo más aterrador es el mensaje que trae, es en ese momento cuando Thomas, toma un muy importante papel dentro del Área, y tendrá que recuperar su memoria, si es que quieren salir del laberinto. Correr será la clave. O morirá.

-Espero que hayas disfrutado el viaje de ida, Nuevito.
-¡Ya no hay pasaje de vuelta, hermano!

-¿Dónde estoy? –preguntó, al escuchar su vos por primera vez desde la perdida de memoria. Le sonó algo extraña, mas aguda de lo que hubiera imaginado.
-En un lugar no muy bueno –dijo el muchacho de piel oscura.

-Quiero ser corredor.

Garabateadas en el papel, en gruesa letra negra, había cuatro palabras:
Ella es la última.

-Estoy listo.
-Entonces, vayamos a correr.

-Felicitaciones, Jeff –le dijo-. Eres oficialmente el primero en este lugar en recibir una paliza de una chica.
Pero Teresa no se detuvo allí.
-Si sigues hablando así, tu serás el próximo.

-Esta bien. Libera a esta estúpida chica de una vez –respondió Minho con un profundo suspiro.
-¡Yo no soy estúpida! –grito Teresa, con la voz amortiguada por las paredes-. ¡Y además puedo escuchar cada palabra que están diciendo, idiotas!
Los ojos de Newt se abrieron de la impresión.
-Que chica tan dulce te conseguiste, Tommy.



No hay comentarios:

Publicar un comentario