miércoles, 1 de agosto de 2012

LIBROS & MÁS LIBROS.

Cazadores de sombras: ciudad de huesos.



Cassandra Clare, nos da las llaves a un nuevo mundo.
Cazadores de sombras, ciudad de huesos narra la historia de Clary Fray, una “típica adolescente” neoyorquina, que tras una noche en el club Pandemónium, con su inseparable amigo Simon, descubre que no solo los humanos ocupan ese planeta, sino que vivimos con subterráneos: brujos, vampiros, hombres lobos, hadas, demonios, y con Nefilims. Estos últimos son humanos con un toque especial, posen sangre de ángel, esto los hace más fuertes, y resistentes; ellos mantienen alejados a los demonios de los humanos, y también hacen que los demás se mantengan a raya y no violen la ley. Pero el regreso de un viejo cazador de sombras (como así se hacen llamar), atormente a los Nefilims de New York, y también atormente la normal y aburrida vida de Clary. Ahora tras la desaparición de su madre, tendrá que ayudar a estos cazadores. Clary se enfrentara a cualquier cosa para recuperar a su madre, hasta pasar tiempo con, Jace, un chico con aspecto de ángel y tendencia a actuar como un idiota.

En lugar de decir nada, él volvió a presionar el timbre, con más fuerza esta vez.
En esta ocasión, Magnus respondió, su voz retumbaba atreves de la diminuta entrada.
-¿Quién osa molestar mi descanso?
Jace pareció casi nervioso.
-Jace Wayland. ¿Recuerdas? Soy de loa clave.
-Ah, sí.-Magnus pareció haberse animado-. ¿Eres el de los ojos azules?
-Se refiere a Alec –dijo Clary amablemente.
-No. Mis ojos se acostumbran a describir como dorados –indicó Jace al intercomunicador-. Y luminosos.
-Ah, eres ése. –Magnus pareció decepcionado;

La miró con ojos entrecerrados-. ¿Recuerdas allá en el hotel cuando prometiste que si vivíamos, te vestirías de enfermera y me darías un baño de esponja?
-En realidad, creo que oíste mal-repuso ella-. Fue Simon quien te prometió el baño de esponja.
Jace dirigió involuntariamente la mirada a Simon, que le sonrió ampliamente.
-En cuanto me ponga de pie, guapo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario