viernes, 31 de agosto de 2012

Frase...



"¿Cómo algo tan malo, puede sentirse tan bien?"
 Tabitha Suzuma.

martes, 28 de agosto de 2012

Frase....


"Se que nos encontraremos de nuevo, en  alguna divina eternidad"
Oscar Wilde. 



domingo, 26 de agosto de 2012

Frase...


«- Pero es que a mí no me gusta tratar a gente loca
- Oh, eso no lo puedes evitar. Aquí todos estamos locos. Yo estoy loco. Tú estás loca.
- ¿Cómo sabes que yo estoy loca?
- Tienes que estarlo, o no habrías venido aquí.»

Alicia en el país de las maravillas - Lewis Carroll-

LIBROS & MÁS LIBROS.

La mecánica del corazón.

<Imagina la noche más fría de la historia. La nieve cae sobre la ciudad de Edimburgo. En lo alto de una colina nace el pequeño Jack pero su corazón esta dañado, y por eso necesita remplazarlo por un reloj de madera, un corazón artificial del que dependerá  su vida. Acompañemos a Jack en su aventura quijoesca desde las frías callejuelas escocesas, hasta una ciudad analuza, en busca del amor. Pero ¡Cuidado!, jack debe seguir unas reglas para sobrevivir:
Uno: NO TOQUES LAS AGUJAS.
Dos: DOMINA TU CÓLERA.
Tres: NO TE ENAMORES NUNCA:
LA MECÁNICA DEL CORAZÓN DEPENDE DE ELLO.
Deseemos suerte a Jack, y recuerda que, como en este cuento para niños grandes todos hemos sufrido alguna vez por nuestro voluble corazón.>

-¡Eh!
-Estoy aquí..
Plantada en el relleno, como en equilibro sobre el felpudo. Hasta su sobra contra la puerta es sexy. Me hubiera bastado con ella para entrenarme para besarle.
-¡Me he disfrazado de ti sin saberlo!
Lleva una jearse casi identica a la mía.
-Lo siento, no he tenido tiempo de encontrar un atuendo apropiado para la cita. ¡pero ya veo que a ti te a pasado lo mismo!
Asiento con una sonrisa, aunque personalmente me encuentro muy sofisticado. 





jueves, 23 de agosto de 2012

martes, 21 de agosto de 2012

     El primer beso.

Yo ya me despedía.... y palpitante 
cerca mi labio de tus labios rojos, 
«Hasta mañana», susurraste; 
yo te miré a los ojos un instante 
y tú cerraste sin pensar los ojos 
y te di el primer beso: alcé la frente 
iluminado por mi dicha cierta. 

Salí a la calle alborozadamente 
mientras tu te asomabas a la puerta 
mirándome encendida y sonriente. 
Volví la cara en dulce arrobamiento, 
y sin dejarte de mirar siquiera, 
salté a un tranvía en raudo movimiento; 
y me quedé mirándote un momento 
y sonriendo con el alma entera, 
y aún más te sonreí... Y en el tranvía 
a un ansioso, sarcástico y curioso, 
que nos miró a los dos con ironía, 
le dije poniéndome dichoso: 
-«Perdóneme, Señor esta alegría.»


Amado Nervo.

Extra...


 Gwen & Gideon. 

Extra...



Clary & Simon.

lunes, 20 de agosto de 2012

TÁCTICA Y ESTRATEGIA

Mi táctica es
mirarte
aprender como sos
quererte como sos
mi táctica es
hablarte
y escucharte
construir con palabras
un puente indestructible
mi táctica es
quedarme en tu recuerdo
no sé cómo
ni sé
con qué pretexto
pero quedarme en vos
mi táctica es
ser franco
y saber que sos franca
y que no nos vendamos                     
simulacros
para que entre los dos
no haya telón
ni abismos                                                                                        
mi estrategia es
en cambio
más profunda y más
simple
mi estrategia es
que un día cualquiera
no sé cómo
ni sé
con qué pretexto
por fin
me necesites.                            


Mario Benedetti

domingo, 19 de agosto de 2012

Frase...


"El día tiene 24 horas & una infinidad de momentos"
Paulo Coelho. 


 

sábado, 18 de agosto de 2012

Historia de vampiros.

Era un vampiro que sorbía agua
por las noches y por las madrugadas
al mediodía y en la cena.

Era abstemio de sangre
y por eso el bochorno
de los otros vampiros
y de las vampiresas.

Contra viento y marea se propuso
fundar una bandada
de vampiros anónimos,
hizo campaña bajo la menguante,
bajo la llena y la creciente
sus modestas pancartas proclamaban,
vampiros beban agua
la sangre trae cáncer.

Es claro los quirópteros
reunidos en su ágora de sombras
opinaron que eso era inaudito,
aquel loco aquel alucinado
podía convencer a los vampiros flojos,
esos que liban boldo tras la sangre.

De modo que una noche
con nubes de tormenta,
cinco vampiros fuertes
sedientos de hematíes, plaquetas, leucocitos,
rodearon al chiflado, al insurrecto,
y acabaron con él y su imprudencia.

Cuando por fin la luna
pudo asomarse
vio allá abajo
el pobre cuerpo del vampiro anónimo,
con cinco heridas que manaban,
formando un gran charco de agua,
lo que no pudo ver la luna

fue que los cinco ejecutores                                 
se refugiaban en un árbol
y a su pesar reconocían
que aquello no sabía mal.

Desde esa noche que fue histórica
ni los vampiros, ni las vampiresas,
chupan más sangre,
resolvieron
por unanimidad pasarse al agua.

Como suele ocurrir en estos casos
el singular vampiro anónimo
es venerado como un mártir.


Mario Benedetti

miércoles, 15 de agosto de 2012

Frase...


"Te amo para amarte y no para ser amado, puesto que nada me place tanto como verte a ti feliz."

George Sand.

LIBROS & MÁS LIBROS.

Correr o morir.

tu vida anterior ya no existe más.
una nueva se ha iniciado.
Recuerda. Corre. Sobrevive.
James Dashner, nos lleva a un... laberinto.
Al despertar en la caja, lo único que recuerda es su nombre: Thomas. No sabe quien es, o lo que ha hecho. Pero no esta solo, sino que se encuentra en el Área, con otro puñado de adolescentes, todos ellos son varones y lo reciben al salir de la caja “Bienvenido al Área, Novato.”
Al igual que Thomas, ninguno de ellos logra recordar más allá de su nombre, porqué están aquí, de lo único de lo que si están seguros es que las puertas de piedra del área, se abren todas las mañanas, conduciéndolos a un laberinto, y que por las noches se cierran, para no dejar entrar lo que está fuera; y que cada 30 días llega alguien nuevo.
Pero algo cambia, no a pasado los 30 días y alguien nuevo llega, una chica, lo más aterrador es el mensaje que trae, es en ese momento cuando Thomas, toma un muy importante papel dentro del Área, y tendrá que recuperar su memoria, si es que quieren salir del laberinto. Correr será la clave. O morirá.

-Espero que hayas disfrutado el viaje de ida, Nuevito.
-¡Ya no hay pasaje de vuelta, hermano!

-¿Dónde estoy? –preguntó, al escuchar su vos por primera vez desde la perdida de memoria. Le sonó algo extraña, mas aguda de lo que hubiera imaginado.
-En un lugar no muy bueno –dijo el muchacho de piel oscura.

-Quiero ser corredor.

Garabateadas en el papel, en gruesa letra negra, había cuatro palabras:
Ella es la última.

-Estoy listo.
-Entonces, vayamos a correr.

-Felicitaciones, Jeff –le dijo-. Eres oficialmente el primero en este lugar en recibir una paliza de una chica.
Pero Teresa no se detuvo allí.
-Si sigues hablando así, tu serás el próximo.

-Esta bien. Libera a esta estúpida chica de una vez –respondió Minho con un profundo suspiro.
-¡Yo no soy estúpida! –grito Teresa, con la voz amortiguada por las paredes-. ¡Y además puedo escuchar cada palabra que están diciendo, idiotas!
Los ojos de Newt se abrieron de la impresión.
-Que chica tan dulce te conseguiste, Tommy.



martes, 14 de agosto de 2012

Frase...
"Declaro en voz alta la libertad de pensamiento, y muera quien no piensa como yo."
Voltaire.


 

domingo, 12 de agosto de 2012

Libro...

Alfa

Prólogo.

Katherine se encontraba recargada en el tronco del gran árbol fuera de su casa, la pequeña se encontraba  sumergida entre las páqinas del libro que tenía entre las manos  “el sol se alzaba en el cielo y el mar brillaba como plata fundida. La playa estaba desierta y una brisa impregnada de salitre soplaba desde el océano”, leía cuando unas delgadas manos tomaron por lo alto el libro.
 -¿Pero qué basura lees?- se quejó Esteban
 -No es ninguna basura, es una buena lectura-se defendió Kat
La niña de doce años se levantó de su sitio y en vano intento recuperar su libro.
Esteban se divertía alejando el libro de Kat, alzándolo más allá de su cabeza.
 -¡Esteban, regrésame mi libro!-  grito la niña mientras corría alrededor del árbol tratando de alcanzar al chico, que soltaba carcajadas a los cuatro vientos mientras hacía que se enojase más y más.
 -maldita sea, Esteban regrésame ese libro- exigió Katherine parando en seco.
Esteban freno a las espaldas de Kat, y esta cuando volteo para encontrárselo cara a cara se dio cuenta que no trataba de esconder ni en lo más mínimo su pícara sonrisa.
 -No crees que eres muy pequeña para estar diciendo tremendas palabrotas-  
 -¿Y tú no eres muy inmaduro para tu edad?- lo contradijo Katherine.
 -Oh, vamos solo te gano  por dos años, y aparte me dé verías de agradecer.
Katherine alzo una ceja y se cruzó de brazos.
 -¿Y porque debería de a agradecerte?-
-Porqué ahora gracias a mí no te estas medio muriendo de aburrimiento –contesto alegremente
Katherine esbozo una sonrisa, muy poco amigable, respiro ando, y con la voz más tranquila que pudo le dijo:
 -Me divertiría si me regresaras mi libro.
Esteban se recargo en el grueso tronco del árbol, y frunció el ceño, claro que eso solo significaba una cosa: es­taba pensando en algo, algo que sería malo para Katherine. Y si, así lo fue.
 -Dame un beso y te regreso tu libro -sentencio Esteban.
Katherine alzo las dos cejas sorprendida, y miro fijamente a Esteban mientras pensaba que le estaba tomando el pelo, pero la cara del chico reflejaba total seriedad que Katherine se sorprendió.
 -¡Ni de broma!- exclamo la niña.
 -¿En serio?- contesto Esteban mientras sonreía sacaron –y yo pensé que te importaba más tu libro- se encogió de hombros mientras se daba la vuelta para irse.
 -Ni siquiera  me gustaba ese libro- contesto Kat encogiéndose de hombros al igual que Esteban lo hizo.
Esteban se volvió para mirarla, digiera lo que digiera, nadie le quitaba esa sonrisa que pasaba de  traviesa a picara, y de picara a burlona. Los dos se miraron fijamente, retándose, ninguno de los dos aparto la mirada, fue Esteban quien rompió el silencio.
-¿Segura?
Katherine asintió con la cabeza, sin saber lo que el chico estaba por hacer. Esteban saco un encendedor del bolsillo de su chaqueta; al encenderlo lo acerco a la punta del preciado libro, Kat abrió los ojos como la luna llena, pero ese gesto duro poco, cuando se dio cuenta de que su amigo le sonreía abiertamente, una sonrisa que ella sabía interpretar, así que se encogió de hombros quitándole importancia a lo que hiciera o no con su libro.
Al chico la hacía mucha gracias ver a Kat así, tan solo era dos años mayor que ella pero ella tenía mucho or­gullo, más que él, pero también era valiente, y él lo sabía perfectamente.  Acerco más aun la llama a la punta del libro que se empezaba a quemar.         
-¡No lo hagas!- grito Kat
Esteban alejo la llama del libro, y apago el poco fuego que se logró crear. Alzo una ceja y sonrió, él sabía que ella le entendería con ese simple gesto.
-A no, ni creas que te besare por mi libro- se quejó Kat cruzándose de brazos.
-De acuerdo- contesto Esteban encendiendo nuevamente.
Antes de que Kat pudiera abrir de nuevo la boca se escuchó un grito llamándola.
-¡Katherine!- grito desesperadamente su madre
Ella se giró para contestarle.       
-¡En un momento!
Cuando se giró de nuevo para mirar a su chamuscado libro y a Esteban, noto que la mirada de este se encen­día una mirada de desesperación.
-Solo un beso- dijo Esteban.
Kat asintió con la cabeza, mientras daba un paso hasta el, quien a su vez se acercaba a ella, cuando Kat cerró los ojos y se preparó para recibir su primer beso, y con Esteban se dio cuenta que la idea no le desagradaba del todo, ella sintió como él le ponía el libro entre sus manos, sintió el fugas beso que él le dio en la mejilla, un beso delicado y suave, Kat abrió los ojos y antes de que uno de los dos pudiera decir o hacer algo se escuchó un gruñido, cuando se fijaron más se dieron cuenta que era un lobo de pelaje castaño, gruñéndoles. En sus blancos dientes destacaba una mancha escarlata.
-Me tengo que ir- dijo apresuradamente Esteban –hasta luego, Kat- termino con una sonrisa.
La niña percato que el tono de voz del chico había cambiado radicalmente, a algo más… maduro. Esteban se fue junto con el lobo, un lobo que Kat sabía bien, no era de su manada, y que tampoco era algún pariente de Esteban, pero ella no dijo nada, y contemplo como el chico y el feroz lobo desaparecían entre los arboles del bosque.
Kat salió corriendo hasta su casa que no se encontraba muy lejos de en donde estaba, para encontrarse a un montón de gente reunida frente a la puerta corrediza de cristal, todos ellos pertenecían a su mandada y los distinguía a todos, pero la silueta que más distinguía era la de su madre, fue corriendo hasta ella, abrazándola por atrás, lista para preguntar qué es lo que estaba sucediendo, pero cuando su madre logro voltear para con ella se dio cuenta que sus manos estaban llenas de un color escarlata, lo primero que la niña pensó fue que era la des u padre pero cuando lo vio sano y salvo atreves de la puerta de cristal  una preocupación se fue para llegar otra, lo único que puedo pensar fue una sola cosa: su hermano mayor.
-No te preocupes, todo estará bien cariño-  la tranquilizo su madre antes de entrar corriendo con su esposo, quien se limpiaba con un pañuelo que en sus buenos tiempos fue blanco, pero ahora lo cubría un rojo intenso.
-Estamos seguros que fue un ataque animal- le susurro Leonardo a su esposa, consciente de que su hija menor podría estar escuchándolo
-¿De qué animal hablamos? -quiso saber su esposa de inmediato, pero él no podía contestar, se sentía defrau­dado, como jefe alfa de su manada ante lo que el sabia. Su esposa no pudo más y lo tomo de los hombros zan­goloteándolo y le pregunto de nuevo y sin importarle quien loa estuviera escuchando - ¡¿Qué ataco a nuestro hijo, Leo?¡, ¡¿Quién?¡
Leonardo levanto la vista y clavo sus marrones ojos en los de su esposa.
-Un lobo… uno de los nuestros.
Katherine se vio envuelta entre los brazos de una de su vecina mientras su padre anunciaba aquella catástrofe, un mar de murmullos se desato a su alrededor, Katherine no quería que su hermano mayor muriera, no solo porque lo amaba, ni porque era como un amigo, sino que si el moría el lugar que le tocaba a él en la manada por ser el hijo del alfa, se lo cederían a ella. Kat se quedó sollozando entre los brazos de la vecina, mientras veía como sus padres regresaban a la habitación de su hermano, como supuso ella que estarían, y rezo, rezo en silencio por más de dos horas para que su hermano se curara de aquel ataque, y pudieran seguir jugando a la montaña encantado, o seguir yendo al cine, simplemente para estar con él.
Esa misma noche su hermano mayor murió.    

                                                          

LIBROS & MÁS LIBROS


El soñador.

Ryan y Sis, nos invitan al mundo del mejor soñador.
En el mayor de los mundos ¿qué aventuras aguarda al más pequeño de los navíos?
Neftalí Reyes, es un niño con mucha imaginación, aunque por lo mismo siempre se esta metiendo en problemas con su padre, quien trata, y trata, de que su hijo se haga un hombre fuertes y con estudios, pero Neftalí ama los libros, y sumergirse en muchas aventuras, también prefiere coleccionar toda clases de objetos, antes de meterse al aterrador mar. Con el tiempo Neftalí crese y se quiere convertí en un gran escrito, poeta, quiere que su voz suena por todos los rincones, y defender a quienes lo necesita, pero su muy estricto padre se opone a esto, así pues, Neftalí le promete a su padre que “Neftalí Reyes, no te defraudara.” Así que Neftalí, no hace que su voz suene por todos los rincones, pero Pablo Neruda, si lo logra.
 «El soñador es una obra de ficción basada en eventos de la infancia de Pablo Neruda»  PMR.

El corpachón de su padre ocupaba toda la entrada.
Neftalí se estremeció.
-¡Deja ya de soñar despierto! […]
Neftalí desvió la mirada. [...]
-Eres igual que tu madre, siempre garabateando coas en trozos de papel, siempre en las nubes.

-Adiós, Neftalí –dijo padre, inclinado la cabeza y dándole un envarado abrazo.
-Adiós, padre –contesto el chico-. Neftalí Reyes no te decepcionara.

Tomo nuevamente la pluma: al final de poema, en lugar de firmar Neftalí Reyes, escribió Pablo Neruda. Se serviría de este nombre para ahorrarle a padre la humillación  tener un hijo poeta.  


LIBROS & MÁS LIBROS.

Los Radley. 

Una familia con crisis de identidad.
Matt Haig,  nos trae otro punto de vista sobre los vampiros 
En está familia tenemos a Rowan: nunca duerme, usa protector solar factor 60, y en la escuela lo consideran un bicho raro. También está, Clara: quiere ser vegetariana, pero la falta de carne la pone enferma. Papá: medico de familia, y con un permanente dolor de cabeza. Esta sediento. Mamá: quiere evitar un desastre de familia, y no le miente a sus hijos ¿o si? El tío Will: cool, divertido, peligroso. El tío prodigio regresa para sacar a flote los oscuros secretos de esta familia.
¿Cuál es el secreto de esta familia, que no puede salir de casa sin protector solar?

Le muerde la palma de la mano.
Prueba su sangre y le muerde con más fuerza.
-¡Aaagh! ¡Zorra! ¡Aaagh!
Algo cambia.
Se le despeja la mente.
Y también la sensación de mareo.
Y la debilidad.
Solo queda la sangre, el delicioso sabor de la sangre humana.


jueves, 9 de agosto de 2012

La leyenda del sauce llorón.

Leyenda del sauce llorón.


Una bella leyenda cuento hoy hacia ustedes,
Llena de amor y tristeza para corazones rotos.
Una dama oscura, solitaria entre los mortales
Siempre hablaba con un árbol, de sus desventuras y amores,
Limpio era el corazón de esta dama,
Con lo que el árbol se enamoro de ella.
Todos los días se veían, fuera noche o día
El árbol siempre la escuchaba instante en las conversaciones,
Deseaba abrazarla cuando lloraba
O reír junto a ella cuando se alegraba
Pero solo era un maldito árbol, sin movimiento, solo alma.
Pidió mil y una vez a la noche que dejase expresar su amor
Para poder saber si su amada, le amaría de verdad o no.
Y con un rayo del cielo, en el árbol escribió dos nombres:
"Sauce love Enia" puesto tenia, rodeado de un gran corazón.
Cuando a la mañana siguiente la dama aparecio
Y sus ojos se clavaron en la llamada de amor,
Corrió lejos del árbol, a quien no volvió a ver jamás.
¿Cómo un humano iba a amar un árbol, si solo es madera y savia?
Lágrimas y más lágrimas cayeron de sus ramas
Formando largas y caídas redes de hojas en forma de gota,
Y así el gran sauce se le llamó el sauce llorón...


martes, 7 de agosto de 2012

Frase...
"¿Quién rayos soy? ¡Ah, este es el gran enigma! "
Lewis Caroll.





PÁGINA: 

El amor es ciego & la locura siempre lo acompaña.


Cuentan que una vez se reunieron en un lugar de la Tierra todos
los sentimientos y cualidades de los hombres.
 Cuando el aburrimiento había bostezado por tercera vez,
la locura, como siempre tan loca, les
propuso: "¿Jugamos al escondite?". La intriga levantó la ceja intrigada
y la curiosidad, sin poder contenerse, preguntó: "¿Al escondite?
¿Y cómo es eso?". "Es un juego -explicó la locura- en el que yo me
tapo la cara y comienzo a contar desde uno hasta un millón mientras
ustedes se esconden. Y, cuando yo haya terminado de contar, el primero de
ustedes al que encuentre ocupará mi lugar para continuar el juego".

El entusiasmo bailó secundado por la euforia. La alegría dio tantos
saltos que terminó por convencer a la duda e, incluso a la apatía, a la
que nunca le interesaba nada. Pero no todos quisieron participar; la
verdad prefirió no esconderse, para qué, si, al final, siempre la
hallaban; y la soberbia opinó que era un juego muy tonito, pero en el
fondo, lo que le molestaba es que la idea no hubiese sido suya. Y la
cobardía... la cobardía prefirió no arriesgarse.
"Uno, dos, tres...", comenzó a contar la locura.

La primera en esconderse fue la pereza que, como siempre, se dejó
caer en la primera piedra del camino. La fe subió al cielo y la envidia
se escondió tras la sombra del triunfo que con su propio esfuerzo
había logrado subir a la copa del árbol más alto. La generosidad casi no
alcanzaba a esconderse, cada sitio que hallaba le parecía maravilloso
para alguno de sus amigos: que si un lago cristalino, ideal para la
belleza; que si una rendija de un árbol, perfecto para la timidez; que
si el vuelo de la mariposa, lo mejor para la voluptuosidad; que si
una ráfaga de viento, magnífico para la libertad. Así que terminó por
ocultarse en un rayito de sol. El egoísmo, en cambio, encontró un
sitio muy bueno desde el principio; lo encontró ventilado, cómodo... pero
eso sí, sólo para él. La mentira se escondió en el fondo de los
océanos, ¡mentira! en realidad se escondió detrás del arco iris. Y la pasión y
el deseo en el centro de los volcanes. El olvido... ¡se me olvidó dónde
se escondió! pero, bueno, eso no es lo importante.

Cuando la locura contaba 999.999, el amor aún no había encontrado
Sitio para esconderse, pues todo se encontraba ocupado, hasta que divisó un rosal y, 
enternecido, decidió esconderse entre sus flores.

"Un millón" contó la locura, y comenzó a buscar. La primera en aparecer
fue la pereza, sólo a tres pasos de la piedra. Después escuchó a la fe
discutiendo con Dios en el cielo sobre teología. Y la pasión y el deseo
los sintió en el vibrar de los volcanes. En un descuido encontró a la
envidia y, claro, pudo deducir dónde estaba el triunfo. Al egoísmo no
tuvo ni que buscarlo, él solito salió disparado desde su escondite, que
había resultado ser un nido de avispas.

De tanto caminar sintió sed y, al acercarse al lago, descubrió a la
belleza. Y con la duda resultó más fácil todavía, pues la encontró
sentada sobre una cerca sin decidir aún de qué lado esconderse.

Así fue encontrando a todos: la mentira detrás del arco iris, ¡mentira!
si ella estaba en el fondo del océano; y hasta el olvido, al que ya se
le había olvidado que estaba jugando al escondite. Pero, sólo el
amor no aparecía por ninguna parte. La locura buscó detrás de cada
árbol, bajo cada rolluelo del planeta, en la cima de las montañas; y,
cuando estaba por darse por vencida, divisó un rosal y sus rosas, y tomó
una horquilla y comenzó a mover sus ramas. Cuando, de pronto... un
doloroso grito se escuchó, Las espinas habían herido en los ojos al
amor.
La locura no sabía qué hacer para disculparse: lloró, rogó, imploró,
pidió perdón y hasta prometió ser su Lazarillo.

Desde entonces, desde que por primera vez se jugó al escondite en
la Tierra, el amor es ciego y la locura siempre le acompaña.


 encontrado en Internet.

LIBROS & MÁS LIBROS.

Tres deseos.

  jackson pearce
Desde que su novio rompió con ella, Viola ha pasado los días deseando en silencio volver a tener a alguien que la quiera y, lo que es más importante, volver a ser parte de algo. Hasta que un día, sin darse cuenta, llama a un genio de otro mundo, que se quedará en el suyo hasta que la chica pida tres deseos. 

Genio está ansioso por regresar a su casa, pero a Viola le aterra desear, tiene miedo de no pedir lo correcto, lo que la hará realmente feliz. Conforme los dos van pasando tiempo juntos, la línea entre amo y criado empieza a desdibujarse y Genio no tardará en reconocer que está enamorado de Viola.
****

Está apoyado en mi tocador, vestido con unos vaqueros y una andrajosa camiseta negra, y ha alzado las dos cejas. Tiene los pómulos marcados, la mandíbula marcada y es más alto de lo que creía. La luz se refleja en sus ojos de animal al clavarme la mirada de ese modo tan expectante que estoy empezando a reconocer.
 Es él.
 He perdido la voz por el miedo antes de poder gritar para pedir ayuda. Él se cruza de brazos.
 - ¿Vas a pedir un deseo o no?